La tos ferina, Coqueluche, Tos Quintosa, Tos Convulsa o Tos Jala

4 semanas ago informatevenez Comentarios desactivados en La tos ferina, Coqueluche, Tos Quintosa, Tos Convulsa o Tos Jala



Dr. Hugo Lezama

Esta enfermedad, producida por una bacteria llamada Bordetella pertussis, y que afecta a cualquier edad, donde la etapa más peligrosa es la de los primeros meses de la vida del ser humano.

A propósito de un caso visto en estos días en mi consulta me veo motivado a describir esta entidad patológica que hace su aparición en estos últimos meses del año y principios del año por venir, y  donde  una de sus características principales es que generalmente inicia como un proceso catarral banal y poco a poco nuestro paciente comienza a presentar la tos.

Inicialmente es escasa y aislada y en forma progresiva se va haciendo cada vez más frecuente y en acceso, con golpes de tos repetitivos que si los contamos, frecuentemente son cinco golpes de tos sin descanso respiratorio y al final nuestro paciente hace una inspiración profunda y reproduce el sonido que recuerda el canto del gallo, por eso se le llama también tos jala o tos quintosa por los cinco golpes de tos.  

A medida que va avanzando se va tornando más agresiva y con repercusión importante en la salud del niño, ya que por esta presentación el pacientico, por no poder respirar adecuadamente, se torna cianótico, con crisis de apnea que desespera a los padres quienes le realizan múltiples maniobras hasta lograr que respire y cuando le introducen el dedo en la boca para ayudarlo a respirar al retirar el moco que se acumula en la cavidad oral, retiran un moco filante que se estira como un chicle, siendo este una de sus características,a la vez en estos periodos de apnea el niño puede tener relajación de esfínteres(se hace pipí y pupú) y presentar una convulsión tónico clónica que científicamente se atribuye a una toxina producida por la bacteria Bordetella pertussi y no a la crisis cianótica(tos convulsa).

Además con la fuerza que hace al toser se le estallan los pequeños vasos conjuntivales tornándose los ojos en forma progresiva como dos pedazos de carnes rojas. Esta enfermedad es mucho más agresiva mientras más pequeño sea el niño, de allí que se realizó un esfuerzo para vacunar a las madres embarazadas para lograr inmunidad en el niño antes de nacer, cosa que no tuvo éxito como si se logró con el control del tétano neonatal al vacunar a las embarazadas con el toxoide tetánico, desapareciendo prácticamente el tétano neonatal o “mocezuelo”.

Entre sus complicaciones que pueden incluso atentar contra la vida del niño tenemos, del punto de vista respiratorio, neumo atelectasias, neumonías, neumotórax espontáneos a tensión. El método más efectivo para contrarrestar la tos ferina es el uso de la vacuna la cual se aplica una primera dosis a los dos meses de edad, la segunda a los 4 meses de edad y la tercera a los 6 meses de edad con un refuerzo al año de la última dosis.

Anteriormente la vacuna se colocaba sola y por vía intramuscular, actualmente va incluida en el preparado de la vacuna Pentavalente el cual se aplica intramuscular en la nalga o el muslo, región latero superior, que aplicada por manos expertas no deja el proceso inflamatorio local como si lo vemos habitualmente en nuestra consulta.

El tratamiento médico es muy variado, con resultados diferentes, de allí la necesidad de iniciar tratamiento desde la primera vez que es llevado al niño a nuestra consulta, indicando antibioticoterapia específica por un periodo prolongado aparte de tratar de contrarrestar los síntomas del proceso respiratorio con antihistamínico (anti alérgicos), broncodilatadores, mucolíticos (clenbuterol, ambroxol), y no pocas veces uso de esteroides, además de nebulizaciones cada cierto tiempo.

Siempre debemos tratar de no llegar a la hospitalización, donde son internados en salas de aislamiento(Salas de Coqueluche) debido a la alta contagiosidad que posee la bacteria que la produce, la Bordetella pertussis, donde vamos a necesitar un personal bien entrenado y equipos de aspiración y oxígeno siempre a mano para actuar efectivamente cuando ocurran los accesos de tos. Además las estadías son muy prolongadas, mínimo 15 días.

Una vez superada la tos ferina o coqueluche, debe evitarse en lo más posible que contraiga cualquier proceso catarral porque inmediatamente el paciente comienza a reproducir igual sintomatología como anteriormente la tenía al sufrir la tos ferina.

Para terminar debo aclarar sobre el diagnóstico de si es Tos Ferina, Coqueluche o Síndrome Coqueluchoide o Tosferinoide ,la diferencia radica en que mientras la primera hace toda la sintomatología ya conocida por los que trabajamos con niños, acompañado de hematología con conteo leucocitario que a veces llega a tener formas leucemoides (90 a 120 mil leucocitosx mm3 a predominio de linfocitos:90 a 95%) las formas Coqueluchoides o Tosferinoides a pesar de tener sintomatología similar no llegan a ser tan agresivas ni tienen formas hematológicas leucemoides, lo que hace el diagnóstico diferencial, de todas maneras el tratamiento es el mismo.-

Hasta la próxima.- 

Dr. Hugo Lezama Hernández.

Pediatra Puericultor. Egresado de Universidad de Oriente (UDO).-

Miembro de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Filial Bolívar.-